Cómo Eliminar la Grasa Localizada

Cómo eliminar la grasa localizada

Hay veces que tenemos tanto miedo a poner unos kilos de más que empezamos a hacer verdades barbaridades con nuestro cuerpo.

Una de ellas es dejar de comer o ponernos tal cantidad de restricciones que, sin querer ni pretenderlo, ponemos en riesgo nuestra salud.

Como en la mayoría de los casos, mantenerte en tu peso ideal y sin estar permanentemente a dieta es cuestión de mantener unos hábitos saludables.

Hay muchos factores que influyen en que perder grasa localizada sea muy difícil, y te lo vamos a contar aquí. Porque como siempre, nos gusta dar buenas noticias: ¡difícil pero posible!

Qué es la grasa localizada

Para explicar qué es la grasa localizada primero hay que explicar que el tejido adiposo subcutáneo está formado por los adipocitos, células encargadas de almacenar la grasa en forma de triglicéridos.

Cuando decimos que tenemos grasa localizada en una zona en concreto, estamos hablando de un aumento de volumen de la zona donde se ha almacenado un exceso de grasa, y esto ha provocado una pérdida de proporción.

Es muy importante saber que tener grasa localizada y sobrepeso no siempre van de la mano. Pues puedes tener uno y no tener el otro.

Causas de la grasa localizada

Existen varios factores que afectan a la aparición de grasa localizada. Descubrir cuál es el motivo por el que ocurre ayuda a poner solución. Estos son los más importantes (podríamos decir que algunos de ellos están relacionados entre sí), y los que tendrás que revisar antes de decidir que has de someterte a dietas estrictas o entrenamientos duros que quizá no te ayuden a conseguir tu propósito:

Genética y grasa localizada

Los genes juegan un gran papel a la hora de decidir dónde acumular la grasa que no se metaboliza (quema). De este modo, hay que mirar hacia atrás y ver si tu cuerpo se parece al de tus antecesores.

Hormonas y grasa localizada

Dinos dónde se te acumula la grasa y te diremos qué desequilibrio hormonal tienes. En términos generales podemos decir que las hormonas son las que determinan la distribución de la grasa en el cuerpo. Y te hacemos un breve resumen de lo que ocurre cuando los niveles de estas que te nombramos están por encima de lo que debería ser correcto:

  • Insulina. La encargada de bajar los niveles de azúcar en sangre. Su desequilibrio lleva a acumular la grasa en el abdomen.
  • Cortisol. La hormona del estrés, la que aumenta los niveles de azúcar en sangre, la responsable de la acción. Lo normal es que sus niveles en sangre estén más altos por la mañana (para empezar el día) y más bajos por la noche. Si los valores están siempre altos, se cronifica. El resultado, en referencia al almacenamiento de la grasa localizada, es acumulación en la espalda baja, cara, cuello y cervical.
  • Estrógenos. La hormona sexual femenina, preparan al cuerpo para la ovulación y fecundación. Un exceso de estrógenos hace que la grasa se acumule en las mamas y las caderas. De aquí cuando una mujer está en el momento de la premenopausia y menopausia deje de acumularla en estas zonas y se almacene en el abdomen y otros lugares.
  • Testosterona. La hormona sexual masculina. Su desequilibrio provoca que la grasa se distribuya de forma más generalizada en todo el cuerpo.
  • Tiroidea. Al igual que con la testosterona, altos niveles de esta hormona hacen que la grasa se localice de forma generalizada por todo el cuerpo.

Alimentación y Grasa localizada

Ni que decir que la alimentación es la medicina para el cuerpo, de modo que comer de forma equilibrada y aportar todos los nutrientes que el cuerpo necesita para realizar sus funciones básicas es fundamental.

No se trata de comer menos calorías de las que tu cuerpo consume, que también, se trata de ingerir los alimentos justos y necesarios para que el organismo realice sus funciones de forma correcta. Y, sobre todo, sin desgastarse y manteniendo buenos niveles de insulina en sangre y con energía.

A nosotros no nos gusta decir eso de «hacer dieta», en Espacio Hebe preferimos decir que lo mejor que puedes hacer para evitar la grasa localizada es tener buenos hábitos alimenticios.

Edad y Sexo

Si has leído los apartados anteriores, verás que las hormonas masculinas y femeninas tienen un papel importante a la hora de distribuir la grasa. Y ya sabes que los niveles de ellas en sangre variarán con la edad.
También hemos hablado de la insulina y el cortisol. Si durante tu vida se han mantenido altos niveles de ellas en sangre, será más fácil que la grasa se acumule en las zonas citadas en el apartado anterior.

Cómo influye el Sedentarismo

Hemos dejado este apartado para el final, porque seguro que ya sabes que el no mover el cuerpo y todas sus células ayudan a que haya un menor gasto de energía y por tanto que sea más complicado eliminar la grasa localizada.

Pero por otro lado, nos queremos asegurar de que sepas que si tienes grasa localizada y empiezas a hacer actividad física, que hagas entrenamiento en el que se combinen ejercicios de resistencia cardiovascular (como caminar, correr, hacer bicicleta…), con ejercicios de resistencia muscular y de fuerza. Ambos ayudarán a aumentar tu metabolismo.

Es importante que recuerdes que no porque hagas ejercicios localizados de la zona donde tienes acumulada la grasa se va a eliminar; el cuerpo no trabaja de forma aislada. Cuando necesite energía, la consumirá de forma general de sus reservas.

Tratamientos para eliminar la grasa localizada

Si has llegado hasta aquí, ya sabes que la alimentación, la actividad física y mantener bien regulados los niveles de las hormonas en sangre son importantes para conseguir una buena distribución de la grasa en tu cuerpo.

Ahora bien, si ya estás haciendo todo esto y todavía hay zonas que se te resisten, porque realmente es muy difícil eliminar la grasa localizada, hay tratamientos de medicina estética en cabina y sin pasar por quirófano que ayudan a conseguirlo. En Espacio Hebe contamos con aparatología como el LPG endermologie.

Este tratamiento consiste en pasar un cabezal sobre las zonas donde se ha acumulado grasa. El movimiento de succión hace que se movilicen las toxinas, los líquidos y romper fibrosis, responsables de la pérdida de definición del cuerpo. Activamos así el metabolismo y lograr que haya mayor actividad dentro de las células y aumentar el gasto caloríco.

También existen otros tratamientos que contribuyen a tonificar el músculo, como la electroestimulación, y aumentar el drenaje y la calidad de la piel, como el LPG.

Decidir qué tratamiento es el que necesita tu cuerpo pasa por hacer un buen diagnóstico, y en Espacio Hebe lo hacemos gratis y sin compromiso. Si tienes interés, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de atenderte.

Si quieres estar al corriente de todos los artículos que publicamos en nuestro blog, de las noticias, novedades y de lo que hacemos en Espacio Hebe, puedes dejar tu nombre (sin apellido) y tu correo para ser de las primeras personas en saberlo todo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit exceeded. Please complete the captcha once again.

Scroll al inicio